Los relojes más caros del mundo

Hablar de los relojes más caros del mundo no es tarea fácil, porque el mercado de la alta relojería está en un momento muy cambiante y dinámico, propiciado especialmente por el boom de los precios en subasta de modelos raros (aunque estos no sean siempre especialmente valiosos en cuanto a materiales y mecánica).


También están luego los relojes muy especiales, ya sea por su valor histórico normalmente digno de museo, o por los materiales con los que están hechos (oro y diamantes en abundancia y de gran rareza). Son piezas fuera de categoría, realizadas muchas veces no con el objetivo de ser vendidas, sino para dar visibilidad a la artesanía y medios de una determinada marca de lujo, que normalmente pertenece más al campo de la alta joyería que de la alta relojería.


Dicho esto, si establecemos una clasificación por tipologías, clases y objetivos, sí que podemos llegar a identificar algunos de los relojes más caros del mundo:


Por 31 Millones de Dolares Fue Vendido el Reloj mas Caro del Mundo en la Subasta de Singapore.


El excepcional reloj (Grandmaster Chime referencia 6300A) del fabricante de alta relojeria Patek Philippe fue ofrecido para la subasta benéfica Only Watch que es celebra cada 2 años para financiar la investigación contra la miopatía de Duchenne y otras formas de distrofia muscular.


En esta subasta Patek Philippe con su reloj único en el mundo logra el 9 de noviembre del 2019 conseguir una puja récord por el valor de 31 millones de dolares, una cifra nunca antes alcanzada por la venta de un reloj y esta fue entregada a la AMM( Asociación Monegasca contra las Miopatías)


En esta subasta Patek Philippe presento una versión única del reloj mas complicado y laborioso de su fabricación, un reloj de pulsera elaborado a mano con multiples texturas y una caja de acero, un metal que no se suele utilizar en la manufactura ginebrina




Breguet Grande Compilation Marie-Antoinette - 28 millones de euros aprox.



Breguet Grande Complication Marie-Antoinette fue encargado por un misterioso amante de la ex reina francesa Maria Antonieta. El legendario relojero Abraham-Louis Breguet comenzó el proyecto en 1782 y su hijo lo terminó en 1827.


El reloj fue robado a principios del siglo XX de un museo en Jerusalén, y volvió a aparecer (por arte de magia) en 2007. Ahora está encerrado en el museo L.A Mayer, esperando que marches con una maleta llena de billetes de cincuenta.


Paul Newman Rolex Daytona - 15 millones de euros aprox.



Más que un reloj, un regalo de amor eterno. En 1968, Joanne Woodward regaló este Rolex Daytona a Paul Newman con un mensaje grabado en su dorsal: Drive Carefully Me. El actor, tan aficionado a las carreras como a los relojes, poco se imaginaba que este presente se iba a convertir en el Santo Grial de los coleccionistas de relojes y alcanzaría los 15 millones de euros en una subasta.


Un dato curioso, ya que a este precio ascenderían la suma de 9.030 Rolex modelo Daytonas según su precio en 2017. La pena es que ninguno de ellos rozara ni tan siquiera la muñeca del bueno de Newman.


Graff Diamonds The Fascination - 40 millones de dólares


Laurence Graff, joyero principal de la firma que lleva su apellido, presentó un año después The Fascination, un reloj de 114,83 quilates en diamantes blancos de una calidad excepcional. Cuenta con una pieza central extraíble (con un diamante de 38 quilates) que se puede convertir en anillo. Un 2 en 1 este contiene 152,96 quilates de diamantes blancos y tiene también un anillo de diamante desmontable en forma de pera de 38,13 quilates, ubicado en el centro del reloj.


Patek Philippe Henry Graves Supercomplication - 21,4 millones de euros


Se trata del reloj más caro de la marca, y fue creado para un banquero estadounidense que dio nombre a esta pieza valorada en 21,4 millones de euros. Aunque su creación supuso un éxito rotundo, en vez de ser apodado como el reloj más caro del mundo (que a día de hoy no lo es) comenzaron a llamarlo “el reloj más complicado del mundo”, pero no porque para manejarlo haga falta un manual de instrucciones, sino porque tiene mecanismos que van más allá de las funciones básicas de un reloj. Entre sus excéntricas características se encuentra la de un calendario perpetuo, dar las horas de amanecer y puesta de sol y un mapa de Nueva York.